Semilla de Vetiver

VETIVER , Chrysopagon zizanoides, es una gramínea perenne originaria de la India, que nos llegó justo del cielo para mantener nuestras tierras protegidas de la erosión especialmente laminar, para contener barrancos, para afirmar bordes de carretera, para crear cercos vegetales en curvas de nivel, para delimitar nuestro predio, para separar potreros. No es, por supuesto, ni un pasto de corte ni un forraje, pero es el instrumento perfecto para mantener su finca en orden y ser el gratuito vigilante de sus cultivos.

El Vetiver es de fácil establecimiento. Se siembra mediante divisiones radiculares o haces enraizados que a poco hacen brotar en la base multitud de macollas. Se sitúan 6 plántulas en un metro lineal, o sea cada 15 centimetros.  Sus raíces crecen verticalmente hasta 5 metros de profundidad y sus hojas son muy delgadas y erectas, llegando a una altura de hasta metro y medio y sirven para hacer fragantes esteras, techos, canastas y artesanías. No exige las mejores tierras, no es invasivo y crece desde el nivel del mar hasta 2.600 metros.

Las raíces del Vetiver tienen por cierto otros usos fabulosos en bioingenieria que incluyen el de la fitoremediacion o limpieza de aguas y suelos contaminados, el control de insectos especialmente de polillas, colocando directamente en los closets sus raíces secas. Son base de perfumería, son astringentes , antídoto para venenos, y mitigador de ulceras.